viernes, 16 de noviembre de 2012

EMPEZANDO LA CASA POR EL TEJADO (Primera parte)

Tejado o tellau típico de la zona pirenaica, esta vez con losa como material principal, y con los nervios que limitan las aguas o caras del tejado reforzados y claramente delimitados por otras losetas.

Inicio mi andadura por este blog, como no podía ser de otra manera, con la alusión a la Casa aragonesa en su sentido más amplio: como institución familiar basada en la costumbre en la que surgen claros roles y lazos de carácter jurídico, organizativo, económico, social y material. Pero esta vez apuntaré a este último aspecto (el material), y comenzaré a describir un elemento que me he encontrado con cierta variedad a lo largo de todas mis visitas a pueblos, bordas, pardina y núcleos deshabitados del Pirineo aragonés. Comienzo la casa por el tejado.

Chaminera sobre tellau, y sobre aquélla diversos elementos protectores de la Casa...espantabruxas, elementos para atraer los buenos espíritus, la supervivencia...La creencia en lo más alto de la Casa.

El tejado ("tellau" en aragonés) tiene como misión común en ésta y en cualquier otra zona, defender a la vivienda de las inclemencias del tiempo, evidentemente. No obstante la especial climatología e idiosincrasia de la zona pirenaica, los tejados de las antiguas construcciones gozan de una serie de especialidades tanto en su forma como en sus materiales.

El viejo tejado protector contra las inclemencias del clima, pero también guardián de miles de historias y encantos pertenecientes a la intimidad de la Casa aragonesa.

En cuanto a éstos últimos, y siguiendo el régimen autárquico de la Casa, los antiguos constructores no tenían otro remedio que utilizar materiales existentes en la zona o bien en otras cercanas. Esto va a provocar que los tejados sean construidos (según las zonas) a partir de losa (losa/loseta)de piedra arenisca o pizarra,  la teja de cerámica (más en las zonas de Ansó y Hecho) y de teja árabe (tella)en las zonas más meridionales. Con el paso de los tiempos, estos materiales han ido desapareciendo a favor de otros materiales más modernos y que ofrecen una mayor seguridad y confortabilidad. E incluso, años atrás la teja árabe fue sustituyendo en gran manera a la losa de piedra o de pizarra (tal vez la pizarra sea más visible en la zona central del Pirineo Aragonés)

La parte más exterior del tejado estaba compuesta pues por una capa de losas artesanalmente colocadas con mucha pericia que, en muchas ocasiones han llegado a nuestros días con su objetivo intacto. En otro momento nos ocuparemos de los elementos complementarios (algunos muy interesantes por su valor sociocultural) tales como chimeneas (chamineras), espantabrujas (espantabruxas), falsas, aleros, etc. E igualmente más adelante nos ocuparemos de la estructura interna de los tejados (cubierta interna), compuesta de armazones de madera y entramados diversos de materiales tales como la propia madera, tierra, cañas, etc...todo ello según las zonas.





Rematando muchos tejados de losa de piedra de arenisca...aparece la piedra protectora...valiente frente al entorno, y compartiendo espacio con otros elementos claramente modernos del siglo XXI


El segundo aspecto más llamativo de los tejados de las casas tradicionales del Pirineo Aragonés es su inclinación. Efectivamente, cuanto más al norte, cuanto mayor es el lugar de precipitaciones de lluvia y nieve, mayor es la inclinación del tejado. De hecho, podemos encontrar incluso algunos ejemplos muy evidentes de tejados de doble inclinación, donde se combinan una primera inclinación alta, para rebajar hacia la misma hacia los aleros.

La vieja borda con tejado de pizarra y doble inclinación claramente visible. Como podemos observar, el nivel de inclinación es alto en la cúspide del tejado, ya que en esta zona llueve y nieva con frecuencia y en gran cantidad.


Y a continuación otro ejemplo muy claro de borda con doble inclinación, si bien en este caso el grado de inclinación no es tan acusado como el anterior.


Quedan muchos aspectos más para hablar de la Casa Aragonesa de alta montaña, tanto en su aspecto físico como en el organizativo, social, cultural e incluso misterioso...Pero eso será en próximos posts. Hoy sirva éste simplemente como presentación de los tellaus (tejados), sus principales materiales y su inclinación, todo ello condicionado por los elementos climatológicos y orográficos.Pero nos queda mucho: aguas, vertientes, estructuras, falsas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario